Prebióticos para mejorar la salud de forma natural

Las personas preocupadas por su salud suelen mantener una dieta equilibrada para influir positivamente en su salud general, y más del 70 % piensa que «mantener una dieta equilibrada» es importante para favorecer su salud general. En lo que respecta a ese enfoque de nutrición equilibrada, la gente va más allá y considera que «la salud intestinal es clave para lograr un bienestar general», y parecen muy interesados en el microbioma intestinal, es decir, en cómo las bacterias buenas y malas del intestino pueden influir en la salud general. Estas creencias de los consumidores se ven confirmadas por la opinión de diversas autoridades e industrias alimentarias, que llevan muchos años promoviendo la importancia de una dieta rica en fibra y de cuidar la salud intestinal. 

Microbioma intestinal

Los prebióticos son superalimentos que nutren las bacterias intestinales buenas

La última definición de prebióticos de consenso científico, elaborada por la International Scientific Association for Probiotics and Prebiotics (ISAPP), describe los prebióticos como:

«Un prebiótico es un sustrato que los microorganismos hospedadores utilizan de manera selectiva confiriendo un beneficio para la salud«. En pocas palabras, los prebióticos son el alimento favorito de las bacterias buenas, que ya viven en nuestro intestino o en cualquier otra parte de nuestro cuerpo, y que les ayudan a crecer y multiplicarse en beneficio de la salud de la persona.

Para la alimentación de una persona, esto significa que los prebióticos favorecen el crecimiento selectivo de bacterias beneficiosas (como las bifidobacterias y los lactobacilos) que están presentes de forma natural en el intestino y, al hacerlo, proporcionan efectos adicionales para la salud en el ecosistema intestinal, entre otros. Gracias a las líneas de comunicación entre los microorganismos del intestino y otros órganos, por ejemplo el llamado eje intestino-cerebro, los efectos sobre la salud están relacionados con todo el organismo.

En la gama de ingredientes de BENEO, la inulina y la oligofructosa Orafti® de la raíz de achicoria son fibras alimentarias Y, al mismo tiempo, prebióticos vegetales de eficacia probada, lo que les confiere un posicionamiento único.

Los prebióticos influyen positivamente en los microorganismos intestinales, que desempeñan un papel importante en la salud general

Infografía sobre la influencia positiva de los prebióticos en el intestino

Con pequeños cambios en la dieta puedes influir en la microbiota intestinal y en tu salud general. 

Los microorganismos intestinales, también llamados microbiota intestinal, constituyen un universo en sí mismo. La composición de la microbiota tiene una gran influencia en nuestra salud y bienestar. Existen bacterias beneficiosas y bacterias neutras, bacterias potencialmente nocivas o patógenas. La mayor parte de la microbiota intestinal está situada en el extremo inferior del intestino, el intestino grueso.   

Las fibras de la raíz de achicoria son los nutrientes preferidos por las bacterias beneficiosas, como las bifidobacterias, que viven de forma natural en el intestino grueso, y que están especializadas en metabolizar estos nutrientes prebióticos como, por ejemplo, la inulina y la oligofructosa Orafti®. Estos prebióticos descompuestos aportan energía para que las bifidobacterias beneficiosas crezcan y aumenten su población. Además del crecimiento de estas bacterias intestinales buenas, los metabolitos y productos de descomposición (por ejemplo, ácidos grasos de cadena corta) también se transportan a otros órganos del cuerpo. Por lo tanto, estas bifidobacterias actúan en todo el organismo y pueden influir positivamente en una serie de situaciones metabólicas: (1) empezando por el entorno intestinal, mejoran aspectos de la salud digestiva como las funciones intestinales y la función de barrera intestinal (véase la declaración de propiedades saludables 13.5 aprobada por la EFSA), (2) y yendo mucho más allá, como se explica en el párrafo siguiente. 

¿Quieres saber más sobre cómo las fibras de raíz de achicoria pueden contribuir, entre otras cosas, a la salud de la microbiota intestinal? Lee este artículo 

Fibras prebióticas de raíz de achicoria para tu salud

En los últimos años, cada vez más investigaciones se han centrado en la relación entre los microorganismos humanos y la salud. Ha quedado claro que el papel de la microbiota intestinal no solo consiste en mejorar la función de la barrera intestinal y la salud intestinal en sí, sino que contribuye a diversos factores de salud, como el control del peso, el control de la glucosa en sangre, la mejora de la absorción de calcio y la salud ósea, el estado de ánimo y la cognición, el sistema inmune; los prebióticos también podrían ser útiles para tratar situaciones de inflamación sistémica o enfermedades autoinmunes.

Con las fibras prebióticas de raíz de achicoria, como la inulina y la oligofructosa Orafti®, los consumidores tienen en sus manos un superalimento con el que pueden mejorar su microbiota y su salud general. 

Ayuda inmunológica
Ayuda inmunológica
Control del peso
Control del peso
Control de la glucosa en sangre
Control de la glucosa en sangre
Estado de ánimo y cognición
Estado de ánimo y cognición

Estado de ánimo y cognición

¿Quieres saber más sobre cómo las fibras prebióticas de raíz de achicoria pueden ayudar al sistema de defensa interno? Lee este artículo

Las fibras de raíz de achicoria son verdaderos prebióticos y la ciencia lo demuestra 

Prebióticos BENEO

Tras más de 25 años de investigación científica sobre la inulina y la oligofructosa prebióticas, se ha creado una base de conocimientos única. 

La intensa labor de investigación de los últimos 10 años relacionada con el microbioma intestinal y su importancia para la salud humana ayuda a engrosar la base de datos de conocimientos sobre los prebióticos, y continuamente surgen más investigaciones innovadoras. 

La abundancia de datos científicos sobre las fibras de raíz de achicoria incluye numerosas investigaciones de gran calidad (ensayos controlados aleatorios) que permiten realizar revisiones sistemáticas y metaanálisis, que son el nivel más alto de pruebas científicas sólidas. El más alto nivel de evidencia científica confirma que las fibras de raíz de achicoria son prebióticos de eficacia probada, que aumentan selectivamente las bifidobacterias a partir de 3 g/día y mejoran la función intestinal.

Frente a la abundancia de productos del mercado que contienen prebióticos, al buscar verdaderos prebióticos encontrarás con una gran variedad de ingredientes que utilizan el término «prebiótico» sin el respaldo científico necesario. Las dextrinas resistentes, como la fibra soluble de maíz o la fibra soluble de tapioca, el almidón resistente, el almidón de tapioca, la polidextrosa, la goma acacia… aunque algunos pueden considerarse «candidatos a prebióticos», otros se quedan cortos. Utilizan el término de forma incorrecta, lo que contribuye a la confusión que existe actualmente en el mercado. Hasta la fecha solo existen 3 prebióticos de eficacia probada: la inulina, la oligofructosa (FOS) y los galactooligosacáridos (GOS). 

Fibras prebióticas de raíz de achicoria para una salud integral

Profundiza en la verdad sobre los prebióticos de eficacia probada. Verás cómo desglosamos la ciencia, presentamos los hechos y navegamos a través de este océano de desinformación.

3 gramos al día marcan la diferencia 

Las personas pueden mejorar su microbiota y su salud general consumiendo tan solo 3 g de fibras de raíz de achicoria de BENEO al día. La inulina y la oligofructosa están presentes de forma natural en muchas frutas y verduras, como el plátano, las cebollas, el ajo y las alcachofas, pero por lo general solo en niveles bajos. La raíz de la achicoria, en cambio, tiene niveles relativamente altos y, como tal, es una fuente ideal de prebióticos naturales. 

Con la inulina y oligofructosa Orafti®, para los consumidores es mucho más fácil consumir la ración diaria de prebióticos de eficacia probada. Pueden añadirse a una amplia gama de alimentos comunes que la gente ya toma en su dieta diaria, como cereales, pan, yogures, galletas o bebidas. El BENEO Technology Center está especializado en la formulación de productos sabrosos y saludables para nuestros socios comerciales en una amplia gama de aplicaciones alimentarias. 

No todas las fibras alimentarias son prebióticas, y eso es un error muy común 

Las fibras alimentarias son un grupo complejo de sustancias, que pueden ser solubles o insolubles, y que se encuentran en muchos cereales integrales, frutas, verduras y legumbres. No son todas iguales, pero tienen algo en común: son hidratos de carbono no digeribles, por lo que no se absorben en el intestino delgado y llegan intactos al intestino grueso, donde pueden ser utilizados o no por la microbiota intestinal. Por eso, las fibras alimentarias pueden tener un efecto prebiótico o no; la gran mayoría no lo tiene, siendo las fibras de raíz de achicoria una de las excepciones. 

En cambio, los prebióticos no se digieren, llegan intactos al intestino grueso y solo pueden ser utilizados (selectivamente) por las bacterias intestinales beneficiosas como su alimento preferido. Los prebióticos pueden ser diferentes tipos de sustancias, pero hasta la fecha todos los prebióticos probados son tipos específicos de fibras solubles: inulina, oligofructosa/fructooligosacáridos (FOS) y galactooligosacáridos (GOS).

La inulina y la oligofructosa de la raíz de achicoria son fibras alimentarias y, al mismo tiempo, los únicos prebióticos de origen vegetal de eficacia probada, ¡lo cual los hace realmente únicos! Por lo general, en el envase del producto se identifican con una de las siguientes descripciones: 

• Fibra de raíz de achicoria
• Inulina de achicoria
• Inulina
• Oligofructosa
• Fructooligosacáridos (FOS)

Fibras alimentarias prebióticas para una salud integral

Fibras prebióticas para la salud

¿Quieres diferenciar tu producto de todos los demás del mercado? Entonces lee este artículo que señala la diferencia entre las fibras alimentarias prebióticas y los «imitadores» del mercado.

¿Son lo mismo los prebióticos y los probióticos? 

Los dos contribuyen a la salud digestiva, pero básicamente son diferentes. Aunque ambos necesitan ser ingeridos, los prebióticos son nutrientes para el consumidor y las bacterias beneficiosas, mientras que los probióticos son bacterias vivas que se ingieren directamente como tal. La ISAPP (Asociación Científica Internacional para Probióticos y Prebióticos) lo explica del siguiente modo:  

  • Los probióticos son microorganismos vivos que, ingeridos en cantidades suficientes, pueden aportar beneficios para la salud. Algunas veces, pero no siempre, son similares a la microbiota que suele colonizar nuestro cuerpo. Rara vez se quedan de forma permanente en el intestino, están en tránsito y se excretan con las heces. 
  • Los prebióticos son el alimento de las bacterias beneficiosas que viven sobre nosotros o en nuestro interior. Son metabolizados por la microbiota intestinal «buena», lo que repercute positivamente en el entorno intestinal, con un beneficio general para la salud. Alimentan nuestra microbiota intestinal natural, así como los probióticos ingeridos. 

Cuando un producto aporta tanto probióticos como prebióticos, se denomina simbiótico

«Biótico» significa «relacionado con o resultante de organismos vivos».  Otro término que aparece a veces es postbiótico. Aquí, el prefijo «post» expresa «después» o «tras la vida»; según la declaración consensuada de la ISAPP, un «organismo no vivo». Es un preparado de microorganismos inanimados o de sus componentes que aportan un beneficio para la salud del hospedador.  

Información detallada sobre las fibras prebióticas de raíz de achicoria

Fibra de raíz de achicoria, microbiota intestinal sana y mucho más

Fibra de raíz de achicoria, microbiota intestinal sana y mucho más

El concepto prebiótico con fibras Orafti® (inulina, oligofructosa/FOS): una flora intestinal sana y beneficios fisiológicos.

Mejores defensas con las fibras prebióticas de raíz de achicoria

Mejores defensas con las fibras prebióticas de raíz de achicoria

¿Cómo contribuyen la oligofructosa y la inulina prebióticas a fortalecer nuestras defensas? ¡La clave está en las bacterias beneficiosas!

¿Quieres más información?